Paz religiosa de Augsburgo

24/05/2024 2.326 Palabras

Ampliación El emperador Carlos V comprendió que Europa no era una entidad con unidad religiosa y social. Comprobó que era imposible extirpar la herejía luterana, pues para los alemanes ésta es una forma de independizarse del mundo latino. Es ésta una nueva religión que encuadra perfectamente con su carácter particularista y en la cual ellos quieren encontrar la expresión de su auténtica manera de ser. La revolución alemana más que religiosa fue nacionalista. Antes de abdicar, Carlos V quiere poner fin a esa guerra que duraba ya más de 30 años, aunque sabe que sólo lo logrará consagrando el triunfo de las ciudades y príncipes rebeldes. Según la promesa hecha a los protestantes en el tratado de Passau (1552), de reunir la Dieta para tratar de solucionar el problema, la convoca en la ciudad de Augsburgo (febrero de 1555). Reunida ésta, Carlos entrega la presidencia a su hermano Fernando. Los protestantes, tras las victorias conseguidas en el campo de batalla, se presentan dispuestos a exigir.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información