Nazismo

Introducción

Los nazis exaltaban la superioridad de los germanos, considerados como la rama más pura de la raza blanca, digna de dominar a los pueblos inferiores (incluyendo en ellos a los hombres de color). El concepto del Estado nazi era totalitario; del nacimiento a la muerte y en todos los campos (educación, prensa, artes), la nación alemana estaba militarizada. Se fomentaba el culto al jefe, el Führer, al mismo tiempo que la negación del individuo en beneficio del grupo. No se admitía la oposición política. Anticapitalista en la medida en que predicaba la nacionalización de la política económica y difundía consignas contra la gran propiedad, el propósito de la doctrina nazi estaba más en la línea de captar a la clase obrera que de modificar las estructuras sociales. De hecho, el nazismo era expansionista. Adolf Hitler pedía la reunión de todos los pueblos germánicos en el marco de una Gran Alemania, tras la derogación del Tratado de Versalles. Preconizaba la constitución de un Ejército nacional.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información