Múnich

Historia

En el siglo VIII de la era cristiana, los monjes benedictinos fundaron un convento en la región del Tegernsee. Ése fue el núcleo a partir del cual se desarrollaría Munich, cuyo nombre significaba originariamente «casa de los monjes». En 1158, Enrique el León, duque de Baviera, concedió a los religiosos el derecho de establecer un mercado en el lugar, lo que dio origen a la ciudad y a una actividad agrícola y comercial que no habría de interrumpirse desde entonces.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información