Franklin Delano Roosevelt. Un jefe para una época

Introducción

No estaba destinado a la política ni fue educado para ella. cuando tenía veinte años nadie habría apostado un centavo por el espectacular futuro del joven roosevelt, pese a su honorable apellido. aquel petimetre alto y de ojos azules era demasiado débil para sobresalir en el deporte, y sus calificaciones apenas alcanzaban la media. Parecía más dotado para la vida social que para las empresas elevadas, y durante mucho tiempo conservaría la costumbre de no mirar a los ojos de su interlocutor, sino a un punto fijo situado a unos dos centímetros por encima de la cabeza de éste.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información