El Tratado de Versalles. Un Nuevo Mundo Tras la Guerra

Introducción

Esta vez el banquete era menos tangible, pero mucho más voraz. Los aliados, vencedores en la guerra, estaban dispuestos a repartirse todo lo que pudieran de las posesiones continentales y coloniales de Alemania y sus aliados. Países que apenas habían tenido una intervención en la guerra aspiraban a grandes extensiones de terreno o a ricos enclaves, otrora pertenecientes a los vencidos. En la mesa de Versalles había moderados y radicales, pero todos estaban de acuerdo: Alemania debía pagar con creces las pérdidas habidas en la contienda.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información