Cronista

Concepto y origen

Es el autor de una crónica. Según ello, el cronista más antiguo debería ser considerado Eusebio de Cesarea (ca. 260-340), cuya crónica sirvió de modelo e inspiración a las demás, a lo largo de la Edad Media. En manos de clérigos, la redacción de crónicas quedó reservada en los primeros siglos medievales a los principales centros eclesiásticos, tales como monasterios e iglesias episcopales más importantes. Allí solía existir un monje o clérigo que satisfacía los deseos comunes, más o menos claramente sentidos, de tener anotados ordenadamente por escrito los sucesos más destacados de la vida conventual o catedralicia, como nombramiento de abades u obispos, inauguraciones y consagraciones de los templos respectivos, donaciones de reyes, príncipes y otros grandes señores, etc. Junto a estos hechos de carácter netamente interno, no dejaba el cronista de registrar de manera escueta, según la seca literatura propia de la historiografía de la época, otros acontecimientos de orden local o regional que habían impresionado o afectado de manera especial a los naturales, como sucesos bélicos, sequías, inundaciones y ciertos signos atmosféricos y astronómicos aparición de cometas, auroras boreales, eclipses de Sol o de Luna, etc. La mentalidad agorera de aquellos tiempos atribuía indudable influencia en los destinos humanos.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información