Conflicto árabe-israelí

Introducción

En los últimos años del siglo XIX tomó cuerpo en los círculos intelectuales judíos, y en especial entre los de la Europa central y oriental, la idea sionista, en virtud de la cual se preconizaba la constitución de un estado hebreo. Aunque se barajaron distintos espacios geográficos para éste, fue Palestina el lugar que acogió a mayor número de judíos y en el que empezó a desarrollarse una labor efectiva de colonización. En 1917, por medio de la declaración Balfour, el Reino Unido reconoció el derecho de los judíos a establecer un hogar nacional en Palestina, país en donde el gobierno británico ejercía un protectorado desde el fin de la I Guerra Mundial, cuando concluyó el dominio turco. Las tensiones y los enfrentamientos no se hicieron esperar, toda vez que el territorio palestino estaba poblado mayoritariamente por árabes. El gobierno británico, que optó por una vía de compromiso e intentó poner trabas a la inmigración judía, no pudo evitar una radicalización en las posturas de los contendientes, materializada, por ejemplo, en la formación de grupos paramilitares judíos, como la Haganah, y árabes.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información