Caballería

Introducción

En agosto del año 216 a.C., el ejército romano que mandaba el cónsul Cayo Terencio Varrón sucumbió en Cannas, Italia, ante Aníbal, el genial estratega cartaginés que desafiaba el poder de Roma. El éxito táctico de los cartaginenses se debió al empleo de las dos alas de la caballería, que ejecutaron una maniobra de doble envolvimiento. Transcurridos veinte siglos, en diciembre de 1757, el ejército prusiano de Federico el Grande consiguió en Leuthen una gran victoria sobre un ejército aliado cuyo núcleo formaban los austriacos; la caballería prusiana, capaz de avanzar dos mil metros entre dos descargas sucesivas de fusilería, maniobró y desbordó a las tropas austriacas derrotándolas de forma tal que el propio Napoleón Bonaparte manifestaría su admiración por esta batalla. Así, a todo lo largo de la historia de los enfrentamientos bélicos, la caballería ha desempeñado un papel decisivo por su velocidad y su capacidad de maniobra.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información